Margret se dedica a ayudar a los niños San

Desde 2015, DACHSER y la organización de ayuda a los niños terre des Hommes se han comprometido a ayudar a los niños del pueblo San (también conocido como bosquimanos) a llevar una vida mejor y más independiente. La educación es un componente esencial, y Margret Hans, de 24 años, está haciendo todo lo posible para agregarlo a la ecuación.

terre des hommes y DACHSER colaboran desde hace más de una década para ayudar a los niños necesitados.

Los cierres por la pandemia del coronavirus fueron un duro golpe para la gente de Namibia. Los más afectados por su impacto fueron los escolares de los San. Debido a su falta de acceso a Internet, un gran número de ellos no pudo asistir a clases en línea. Las consiguientes interrupciones en sus carreras académicas exacerbaron las desigualdades que ya existían dentro del sistema educativo, así como en todos los demás aspectos de sus vidas.

Los adultos jóvenes de las comunidades, por lo tanto, se unieron a un programa de voluntariado creado para ayudar a los estudiantes de San con sus tareas escolares durante el cierre. El proyecto está patrocinado por DACHSER y la organización asociada local de Terre des Hommes. Una de las voluntarias es Margret Hans, de 24 años, que una vez fue patrocinada por un proyecto similar y, con el apoyo de DACHSER y Terre des Hommes, logró completar un aprendizaje en el sector turístico.

Imparable, también en tiempos difíciles

Debido a los cierres por coronavirus y la ausencia de vacacionistas, había perdido su trabajo como mesera en un albergue, pero esto no le impidió tener un impacto positivo en la vida de los demás. Margret actualmente lidera un equipo de 9 ayudantes voluntarios con las tareas en la ciudad de Tsintsabis. “Dar clases particulares a un alumno ha sido una de las mejores experiencias que he tenido. Puede sonar como un cliché, pero honestamente creo que saco casi más provecho que mis alumnos. También se siente bien hacer mi granito de arena y ayudar a estos jóvenes a desarrollarse positivamente".

En su mayor parte, los niños San crecen en circunstancias difíciles. El grupo más antiguo de indígenas del sur de África, los San, por lo general, viven en una pobreza extrema en los terrenos de enormes granjas o en asentamientos similares a barrios marginales en las afueras de pequeñas ciudades. El objetivo del trabajo del proyecto en las tres comunidades de Outjo, Oshivelo y Tsintsabis en el norte de Namibia, es proporcionar educación temprana y apoyo continuo para que los niños puedan asistir a la escuela primaria regular.

Contacto Elizabeth Gonzalez