Demanda de asociaciones a largo plazo

La logística mantiene en marcha las cadenas de suministro.

¿Hacia dónde se dirige la economía mundial y sus cadenas de suministro? Entrevista con el profesor Aseem Kinra, Director de la Cátedra de Gestión de la Cadena de Suministro Global en la Universidad de Bremen.

Profesor Kinra, la pandemia del COVID-19 ha tenido al mundo en ascuas durante más de un año. ¿En qué medida ha afectado esto a las cadenas de suministro mundiales?

Prof. A. Kinra: El virus ha afectado gravemente a la economía mundial y las cadenas de suministro mundiales. Al mismo tiempo, ha resaltado la vulnerabilidad de nuestros sistemas a eventos como una pandemia, una erupción volcánica, un terremoto o un clima extremo, todos los cuales ocurren con mayor frecuencia. Todo está conectado con todo lo demás en una economía global compleja y entrelazada.

Incluso antes de que estallara la pandemia, la creciente globalización había provocado un sobrecalentamiento de los mercados logísticos y la amenaza de escasez de capacidad. ¿Qué significa esto para la economía mundial que ahora se recupera?

De hecho, la escasez de capacidad era una preocupación urgente incluso antes del coronavirus. La confiabilidad y puntualidad a lo largo de las rutas de transporte marítimo mundial no habían sido exactamente ejemplares en los últimos años. Si se toma este tipo de situación permanente de alta presión y se bloquean los principales canales de envío y se dispara la demanda de bienes de consumo y productos industriales intermedios, van a surgir problemas, no solo por el aumento imprevisto de los costos.

¿Qué se puede hacer?

Hay dos opciones que se vienen a la mente de inmediato a las partes interesadas. La primera es aumentar la capacidad en todo el sistema en general. Pero esto funcionará solo si la infraestructura lo permite. A largo plazo, también se pueden desarrollar nuevas rutas y nuevas tecnologías de transporte. La segunda opción es reducir la necesidad de transportes vitales, por ejemplo, transmitiendo los planos de construcción y haciendo que los productos se fabriquen localmente. Esto también abriría oportunidades para cumplir con los objetivos de protección climática estipulados.

Interview with: Profesor Aseem Kinra

El profesor Aseem Kinra dirige la Cátedra de Gestión de la Cadena de Suministro Global en la Universidad de Bremen.

Todo esto parece bastante lejano. ¿Cuál sería una forma eficaz de contrarrestar la escasez de capacidad en este momento?

En mi opinión, forjar asociaciones a largo plazo con proveedores de logística es un medio eficaz para lograr de manera metódica y confiable los objetivos estratégicos a largo plazo. Dichas asociaciones también permitirían a los involucrados superar juntos los momentos difíciles. Para mí, un enfoque de gestión de riesgos con visión de futuro se refleja mejor en una combinación de estrategias centradas en una cadena de suministro optimizada pero resistente. Los principales proveedores de logística como DACHSER ya han avanzado mucho aquí con sus redes y TI. Si encuentran una mentalidad similar entre sus clientes, no se sabe qué pueden lograr. Ambas partes cosecharían los beneficios.

El abandono de la globalización es una posible reacción a la pandemia y la intensificación de las disputas comerciales. ¿Qué opina de esta idea?

Si vemos hacia atrás en crisis pasadas, como la crisis económica y financiera de 2007-2008, la noción de backshoring y nearshoring, es decir, devolver las actividades de fabricación al país de origen, surgió una y otra vez. Pero las encuestas muestran que esto nunca sucedió en realidad. En última instancia, las principales corporaciones globales basan sus decisiones en algo más que en el costo. Si un OEM automotriz europeo opera instalaciones de producción en China, esto se debe en parte a que puede estar más cerca de sus mercados principales. La compañía también considera las oportunidades de ventas en regiones de crecimiento como India, China y la región de Asia-Pacífico. Nearshoring, por tanto, no es una cuestión de geografía, sino de orientación al cliente. En otras palabras, no estamos viendo el final de la globalización. Todo lo contrario. Sin embargo, podemos esperar una nueva calidad de las cadenas de suministro globales.

De cara al futuro, ¿cuáles son sus aspiraciones para las cadenas de suministro globales y los proveedores de logística?

Ya está claro que el COVID-19 está cambiando el comportamiento del consumidor. Las interrupciones en esta escala siempre conllevan efectos en cadena que hacen necesarios nuevos conceptos holísticos. En logística, esto es posible gracias a la experiencia digital, las redes resilientes y la colaboración de confianza a largo plazo.

Gracias por la entrevista y hablar con nosotros.

DACHSER magazine 03/21 - Cover story: A new take on supply chains PDF (1,28 MB)
Contacto Elizabeth Gonzalez